In The Flow Press

APOCALYPTICA en Plaza de la Música: El metal sinfónico pisó con fuerza Córdoba

El pasado 29 de Noviembre, Córdoba recibió la visita de Apocalyptica, en el marco de su gira “Plays Metallica by Four Cellos”, para celebrar los 20 años de su disco debut evocando sus grandes éxitos con violonchelos.

Pasaron solo 7 años, para ser precisa 2866 días de aquel 24 de Enero, cuando fui a ver a una de las bandas más grandes de la historia. Recuerdo que se presentaban en el Monumental, y con mi entrada y pasaje a Buenos Aires en mano, anunciaban que también se darían una “vueltita” por Córdoba. Por supuesto que tenía que conseguir esa entrada. En sólo una semana, pude ver a Metallica dos veces: en Buenos Aires repasando sus grandes clásicos, y en Córdoba tocando sus canciones más heavys. Me sentí afortunada.

A medida que los shows terminaban, sentía tristeza porque no sabía cuándo volvería a presenciar un concierto de semejante envergadura. Y finalmente llegó ese día, de la mano de Apocalyptica y su original propuesta que ya lleva 20 años de trayectoria.

La espera se hizo liviana. Predominaban las remeras negras, cabelleras largas, y muchas remeras del heavy metal. De fondo sonaba Metallica a medida que la gente ingresaba a la Plaza de la Música y 21:30 en punto se apagaron las luces.

Puntuales y prolijos salían a escena Eicca Toppinen, Paavo Lötjönen, Perttu Kivilaakso y Antero Manninen, arrancando con ‘Enter Sandman’ y ‘Master of Puppets’. A sólo diez minutos del inicio del recital, sabía que no podrían mantenernos sentados y tranquilos en nuestros lugares. Si cerraba los ojos, los violonchelos se convertían en guitarras furiosas.

“Bienvenidos y gracias por unirse a esta gran celebración de nuestro 20° aniversario, esta noche ustedes serán los cantantes, ¿están listos?”, preguntaba Eicca.

Continuaban con ‘Harvester of Sorrow’ y ‘The Unforgiven’, mientras Paavo agitaba su arco al público.

“No teníamos grandes expectativas cuando grabamos este disco en 1996, pero este éxito es de ustedes, gracias por acompañarnos esta noche”, agradecía Eicca al público.

Nuestra euforia se acrecentaba a medida que a la setlist se sumaban grandes éxitos como ‘Sad but True’, ‘Creeping Death’ y ‘Wherever I May Roam’, donde Perttu se lució en la parte del solo de la canción.

El momento más gracioso del show fue cuando Eicca bromeaba con Antero, quien con sus clásicos lentes oscuros permaneció todo el show sentado. “No te preocupes, quédate ahí, iré por las cervezas, eres antipático pero te amamos igual”, le dijo Eicca y el público estalló en risas y aplausos. Finalizaban la primera parte del show con ‘Welcome Home (Sanitarium)’.

Pasaron solamente quince minutos para que los cuatro chelistas salgan nuevamente a escena.

La piel se me erizaba con ‘Fade To Black’, pero estallamos cuando apareció Mikko Sirén en batería para interpretar la mejor parte de esta canción.

Eicca, Paavo y Perttu se ponen de espaldas al público, y con los golpes de la batería podíamos darnos cuenta de lo que estaba por llegar: ‘For Whom The Bell Tolls”, mientras Eicca pedía que abandonáramos nuestros asientos y nos acercáramos al escenario para estar más cerca de ellos. La noche explotó con ‘Fight Fire With Fire’ y llegó una calma momentánea cuando sonaba ‘Until It Sleeps’.

Eicca se toma un momento para seguir agradeciendo al público´: “Por si ustedes no lo saben, este instrumento se llama chello, somos de Finlandia y nos llamamos Apocalyptica”, y así presentaba a cada integrante de la banda. “Nosotros queríamos tocar algo como ‘Despacito’, pero gracias a Dios tocamos Metallica”, continuaba bromeando Eicca.

El grupo de metal sinfónico se despedía con ‘Orion’, y recordaban el primer disco que compraron de Metallica con ‘Escape’. Sabíamos que el final estaba cerca con ‘Seek & Destroy’ y como un partido de fútbol la gente acompañaba la canción con “oh, oh, oh…”. Y aparece Mikko con una remera de Argentina, mientras el público estalla con aplausos.

A las 23:30 llegaba el final con “Nothing Else Matters’ y “One”, para dejarnos un mensaje a todos: “Quiéranse unos a los otros, pero por sobre todo, quiéranse a ustedes mismos”, dijo Perttu.

No me olvidaré de esta noche, cuando volví a presenciar un gran show, y como siempre, me quedo con ganas de volver a ver a estos jinetes sinfónicos.

Crónica por: Melisa Del Sacramento
Fotografías por: Martín Solca