In The Flow Press

DELAIN y AMARANTHE en el Teatro de Flores: “Las damas al frente”

El domingo 26 de Noviembre estuvo cargado de emociones con las bandas europeas en su sideshow realizado en el Teatro de Flores.

Poco antes de las 19 horas, el público fue ingresando al recinto para ser recibido por los únicos teloneros de la noche: Escapist. La agrupación nacional de metal sinfónico demostró en apenas un set de media hora, profesionalismo y una calidad de sonido que estuvo a la altura de los headliners.

La velada siguió su curso cuando dieron las 20 hs. y las luces presentaron al grupo sueco. Aquellos que habían disfrutado el show de Tarja el día anterior, sabían que la vocalista Elize Ryd se encontraba en plena recuperación de un fuerte cuadro gripal. Pese a esto, la frontwoman dijo presente con todo su glamour.

Los tres cantantes (Henrik, Nils y Elize) abrieron su show con ‘Maximize’, proveniente de su placa “Maximalism”. Le siguieron ‘On the Rocks’ y ‘Digital World’. La intérprete agradeció a todos los presentes por haber ido y estar acompañando los temas con tanta efervescencia.

El setlist prosiguió con ‘1.000.000 Lightyears’ y ‘Electroheart’ demostrando el gran espectro de géneros que fusiona Amaranthe. Para contraponer la carga energética, la lista continuó con ‘Invincible’ y ante el desafío que representaba para Ryd, pidió ayuda a sus fans para el estribillo. ¿El resultado? Un momento íntimo entre artistas y audiencia que erizaba la piel.

Ya casi llegando a la mitad de su performance, los suecos arremeten con ‘Amaranthine’ y ‘Fury’ para dar paso al solo de batería, ejecutado por Morten Løwe Sørensen.

La segunda parte abrió con ‘True’ y a éste, lo acompañó ‘Endlessly’. Fue en ese tema cuando, sorpresivamente, el teatro se queda a oscuras y la música cesa. Ante la falta de show, el público argento no pierde el tiempo para hacer el aguante. Arengaron a la banda con un reconocido canto de cancha haciendo que la espera se hiciera más tolerable.

Y de la nada, se hizo la luz. El conjunto oriundo de Suecia retomó el tema y ahí fue cuando Elize pidió refuerzos a una fan para que la acompañara vocalmente. Juntas interpretaron lo que quedaba de la canción para finalizar en un tierno abrazo.

Encaminados en la recta final, Amaranthe procura dejar todo el escenario con ‘Call Out My Name’ y ‘Hunger’. Para los bises, solo restaba seguir la fiesta con ‘That Song’, ‘Boomerang’. Cerraron con toda la fuerza de ‘Drop Dead Cynical’ y ‘The Nexus’.

Ya pasadas las 21:30, se abre el telón descubriendo a Delain. Comienza una intro de bata donde poco a poco se fue sumando el resto de la banda para abrir con ‘Hands of Gold’ y ‘Go Away’.

La cantante, Charlotte Wessels, derrocha simpatía. Saluda con mucho afecto y agradece a los presentes. En su regreso a Argentina, continúan con ‘The Glory and the Scum’. ‘Suckerpunch’ fue coreado en casi toda su duración. Luego de ‘Get the Devil Out of Me’, los fanáticos se hacen presente entonando “Oleee oleee”.

La agrupación conformada por Wessels, Timo Somers,  Otto Schimmelpenninck van der Oije, Martijn Westerholt, Joey de Boer y Merel Bechtold suena prolija y ajustada. Es la felicidad y el talento con el que ejecutan su música, lo que los hace merecedores de tanto cariño.

Ya concluyendo la primera parte del show, suena ‘Army of Dolls’ y ‘The Hurricane’ donde poco a poco los músicos abandonan las tarimas por unos momentos para retornar con ‘Here Come the Vultures’.

La vocalista presenta una veta más pesada con ‘Fire with Fire’ y ‘Pendulum’. Los holandeses no dan descanso y continúan con ‘Danse Macabre’ y ‘Not Enough’. Charlotte va prediciendo el fin de la noche e introduce ‘Mother Machine’.

Para la despedida, Delain pide a su público que salten y canten con ‘Don’t Let Go’. Wessel pregunta “Do you guys want more?” [¿Quieren más?]. No hacía falta respuesta, el dinamismo y la sinergia que se sentía en el recinto abrió paso para ‘The Gathering’.

Todo indicaba que el setlist había cumplido su meta. Fue entonces que los fans se hicieron escuchar con su canto. Enternecidos, deciden dejar un último regalo. ‘We Are the Others’ despide a Argentina, dejando la puerta abierta a un nueva visita.

Crónica por: Carolina Russo
Fotografías por: Matias Fortini