In The Flow Press

WALTER GIARDINO: “Estoy en un momento de mucha madurez en mi carrera”

Una charla increíble con el guitarrista de Rata Blanca que se presentará con su banda Temple y el flamante cantante de Rainbow, Ronnie Romero.

-Ya habiendo trabajado junto a grandes artistas ¿Cómo surge la idea de hacer la gira junto a Ronnie Romero?

 Walter Giardino: “La idea de hacer esta gira con Temple es una vieja idea y  un viejo anhelo que tengo desde hace muchos años, de poder tocar en países que por alguna razón no consumen rock en español. El rock en Europa, en su mayor medida, es consumido en inglés y eso es una barrera. Fue siempre una barrera para mi carrera ya que en Rata Blanca siempre se cantó en castellano y no hubo muchas posibilidades de cambiar eso.

Esta parte de mí de carrera me pide hacer esta nueva incursión en otros mercados y Ronnie es el indicado en un montón aspectos. Primero como cantante, es un gran cantante, uno de los mejores actuales y una persona que se está acoplando a mi proyecto de un modo muy natural. También puede cantar en español algo que es bueno, ya que hay un disco totalmente en castellano cantado por otro cantante, el disco de Temple, y eso me permite tener muchas variables sin molestar ninguna originalidad del proyecto y poder seguir adelante. Ronnie es una persona que me ha mostrado mucho interés, mucho sentido común, mucho respeto y eso hace que esto pueda proyectarse”.

-¿Cómo se da la oportunidad de extender la gira por Europa? ¿Qué representa tocar en esos países?

Walter: “La gira por Europa tiene que ver con esto de ampliar mis horizontes, de poder tocar en escenarios donde nunca lo he hecho por una cuestión idiomática. Lo que representa es algo importante en mi carrera, estoy yendo a lugares donde prácticamente esto nació, como es el caso de Reino Unido y presentarme ahí es todo un desafío, y un placer además ¿No?

La verdad que se trata de expandir mi música, se trata de expandir mi carrera. Me resulta muy divertido, resulta estimulante y bueno haré mi trabajo como lo vengo haciendo siempre por estos lugares del mundo, pero la diferencia es que allá me van a conocer, me estoy presentando y es el comienzo de todo”.

-En Argentina esta gira tiene una serie de shows ¿con qué nos vamos a topar? ¿Vamos a hallar algo, el 10 de noviembre en Vorterix, de aquel Walter Giardino que grabó el disco en 1998?

Walter: “Sí, en Argentina tenemos 4 fechas. Me encanta tocar Argentina con Temple, me encanta tocar en general con cualquier proyecto en mi país y la paso muy bien. Nos vamos a encontrar con los clásicos de Temple, con el disco de Temple y con versiones de canciones clásicas de siempre del género; pasando por Deep Purple, Black Sabbath, Rainbow o Withesnake. Es un show potente, muy divertido y muy intenso, la verdad que la gente la va a pasar muy bien.

Si se van a encontrar conmigo personalmente (risas). Van a encontrar bastante de Walter y quizá hasta una versión mejorada en algunos casos. Espero que esa sea la impresión, ¿no? De que Walter está mejor, que evolucionó y que lo que está dando es algo que si bien en su momento estuvo bien, hoy está mejor. Siempre intento eso, intento superarme y ser mejor músico, ser mejor profesional y creo que este momento es un momento de mucha madurez en mi carrera. Estoy con una banda increíble, unos músicos impresionantes así que yo creo que la gente va encontrar algo que lo va a poder llevar en su corazón y no olvidarlo”.

-¿Hay posibilidades de que algún día nos encontremos con un nuevo trabajo de Walter Giardino’s Temple?

Walter: “¡Por supuesto! Temple de alguna manera quedó un poco postergado a la sombra Rata. Por lo que significa Rata, por lo que fue la reunión de la banda y todo lo que trajo. Temple siempre está ahí esperando su momento, y cada vez está más claro de que está llegando un disco nuevo de Temple. Es algo natural que todos esperamos, no sólo la gente yo también, porque creo que el grupo y el proyecto se lo merecen.

El proyecto ha sido un proyecto muy puro, muy real y  realmente creo que quiero seguir ese camino. Quiero seguir por esa senda y Rata es otra cosa. Rata es una banda grande, una banda qué implica un montón de cuestiones que tienen que ver a veces con presiones y obligaciones que Temple no lo tiene, ni quiero todavía pensar en eso (risas).

 Pero por eso quiero hacer música, grabar, quiero estar con músicos que sigan el proyecto, que se sientan cómodos, que estén contentos y creo que esta banda actual está muy bien alineada para lograrlo. Así que claro que sí”.

-¿Se sumaron nuevas influencias musicales a la hora de componer, o siguen siendo las mismas desde que descubriste que lo tuyo era, sin duda, ser guitarrista?

Walter: “Siempre se suman nuevas experiencias no lo podes evitar, la vida es así, uno va viviendo y va acumulando las experiencias. Lo bueno que puede llegar a tener un músico, un artista, es que pueda transformarla en música, pintura, escultura o lo que haga. En mi caso soy músico, yo lo que vivo, lo que experimento lo transformo en  música. Cada uno transcurre por sus propias eras, por sus propios momentos y yo creo que todos esos momentos son diferentes.

Nunca me aferre a un cliché, a un estilo único. Me gusta mucho la música, siempre que escucho algo y me llama la atención por lo general pasa a ser un poquito mío, y pasa a estar en algún lugar de mi inconsciente para aflorar en cualquier momento. Así que yo creo que sí, que han pasado muchos años de aquel primer disco de Temple, y el próximo disco de Temple va a tener otro carácter seguramente y otra dirección musical. Aunque sea lo mismo, va a haber diferencias seguramente”.

-Tocar canciones de bandas como Deep Purple y Rainbow, que son iconos del hard rock e influencia de muchos ¿Es una manera de homenajearlas?

Walter: “Sí obviamente que cuando uno está tocando canciones de otras bandas, ya sea ejecutando covers o versiones, es una manera de homenajearlas aunque no directamente digamos. No se toca para homenajearla sino para recrear su obra y disfrutarlas, tanto los que somos músicos como la gente. Todo músico que logra que su que su obra  sea recreada, sea interpretada por otros músicos está logrando algo que es muy importante, que es de alguna manera eternizar su obra. Cuando alguien toca algo de otros es porque esa canción o música en el formato que sea, sinfónico, tango o de rock o metal,  esa música quedó y es parte de la cultura y los sentimientos de la gente. Lo que sí es un homenaje indirecto, pero si se puede decir que sí”.

-¿Cómo ves la escena del hard rock nacional?

Walter: “Creo que el rock argentino, rock nacional ha ido mutando hacia sensaciones colectivas más que musicales. Me parece que hoy lo importante para la gente es sentirse unida en una especie de fiesta, por más bien que se hagan las canciones o lo bien que se toque o lo virtuosos que sean los músicos. Me parece que son tendencias y las tendencias son tendencias, hay que tomarlas como tal. Creo que no que no es el mejor momento desde lo musical, pero todo tiene su por qué. Las cosas se tornaron más sociales, más ideológicas; no lo comparto, prefiero que los grupos sean potentes y logren un grado de ejecución, pero creo que también hay cosas en lo simple que emocionan y eso yo lo respeto.

No me parece que en el mundo entero la música esté en su mejor momento. No solo en Argentina, me parece que en el mundo entero las cosas se dieron de una forma y se están dando de una manera desde la interna misma del mundo de la música, donde el rock fue perdiendo espacio, no entre la gente ni el público, pero si dentro de la estructura de lo que es la industria de la música. Eso genera también que músicas más fáciles o más simples sean más populares y que la gente se vuelque más a consumir eso.

 Creo que son momentos difíciles que el Rock tiene que asumir y afrontar. Los músicos que realmente se toman las cosas en serio tienen que seguir peleando para que la buena música no desaparezca y que nuevas bandas con ilusiones como fuimos nosotros, o nuestros maestros, o los que nos antecedieron -que fueron grandísimos también- pudieran lograr lo que lograron. Yo creo se va a reciclar todo y en algún momento todo va a volver a comenzar. Pero respeto muchísimo a cada persona que se sube arriba del escenario a expresar su música, y  nadie es mejor que nadie, o sea desde un punto de vista emotivo ¿no? La gente elige algo porque se identifica. Pero claro, de música no hablemos, hablemos de otras cosas”.

Entrevista por: Agustina Arcuri